sábado, 25 de julio de 2015

Por que una crisis a los 50

Los cambios de década se parecen un poco al fin de año. Uno no puede evitar hacer un repaso de todo lo acontecido y valorar el año según nos ha ido.  Si se han cumplido las expectativas que teníamos damos el año por bueno, si no se han cumplido nos produce frustración.
Algo similar ocurre con los cambios de década, si no se han cumplido tus expectativas de vida aparece la frustracion, la crisis.  
La crisis de los 50 nos hace tambalear porque tiene que ver con la autovaloración personal.  El cuerpo empieza a cambiar, ya no es el mismo, la textura de la piel cambia, el funcionamiento de los órganos, sobretodo el cerebro; produciendo cambios en nuestra manera de pensar y hablar.
Hay una necesidad de reordenar algunos aspectos de nuestra vida.  Es bastante común que comience a cerrarse el circulo de amigos y que en cambio se intensifique el vinculo con unos pocos.
La presión social y cultural que no acepta la vejez y rinde culto a la juventud eterna dificulta mucho la aceptación natural del paso del tiempo.
Es necesario volver a vivir la vejez de un modo natural, como lo hicieron nuestros abuelos, porque en el intento de ser los mismos de antes podemos agredir a nuestro cuerpo y lo que es peor a nuestra mente, poniendo en serio peligro nuestra salud física y mental.
En este largo proceso de cambio que se inicia con la perimenopausia y acaba con la menopausia tengo una compañera de viaje excepcional:  La Dra. Christiane Northrup o mejor dicho su libro; La Sabiduría de la Menopausia.  Este libro se ha convertido en la biblia para mi.  En él encuentro ánimos para este trance, respuestas a mis preguntas y remedios para mis males.
La Dra. Northrup es ginecóloga y obstetra con más de 30 años de experiencia y trata los problemas propios de este cambio no solo desde el punto de vista medico, sino que ofrece una visión holística que tiene en cuenta la relación cuerpo-mente-energía;  haciéndonos con ello participes de nuestra salud y bienestar. 
Personalmente encuentro mucha satisfacción en esta "visión", que da igual importancia a la medicina tradicional como a la naturopatía y demás terapias alternativas.  Es por ello que para mi es un libro altamente recomendable.

lunes, 20 de julio de 2015

Prologo

No soy escritora, ni siquiera creo que escribir bien sea una de mis cualidades.  Soy solo una mujer en la década de los cuarenta acercándose a los 50.
Siento que mi vida es una madeja enmarañada y llena de nudos que he de deshacer con paciencia lentamente antes de seguir ese hermoso tapiz que debe ser la vida.  Es momento de pasar revisión a todo mi mundo y tomar medidas, es hora de establecer un nuevo orden, pues parece que a estas alturas no he aprendido a ponerme a la cabeza en mi lista de prioridades.
Aspectos como la salud, nutrición, imagen, hobbies; mi estilo de vida en general necesitan ser observados con lupa y con nuevos ojos.
Es hora de empezar el viaje. Tanto si estas como yo llena de interrogantes, como si has regresado de tu travesía, te invito a que pases por aquí.  Compartiré todo lo que me acompañe en este camino:  libros, blogs, películas, música...
Cualquier cosa que pueda ayudarme y ayudarte.  Este blog ira enriqueciéndose y transformándose como yo.  Tus comentarios serán bien recibidos, así como cualquier información que creas interesante.  Bon Voyage.  



lunes, 13 de julio de 2015

El Cumpleaños

Es increíble como se pasa la vida, veo acercarse los 50 a pasos agigantados... ¡¡50!! 
Ahora si, pienso. ¡¡Ahora si!!  Te haces mayor Crisa... MAYORRRR
Quisiera patalear como una niña malcriada y gritar:
¡¡NOOO, NO QUIEROOOO!!
Si, patalear y gritar.  Llorar no.  Eso ya lo hago por dentro. 
Lloro por todo lo que me sucede y por todo lo que no sucederá.
Un llanto mudo y seco, un llanto que nadie puede ver porque emana como un naciente en el interior de mi ser. Ahí queda; como agua estancada que pide mudamente que la deje salir.
Algún día, pienso, no podre retenerla y mis ojos se volverán manantiales y seré toda yo una cascada que cae trepidante al vacío haciendo un ruido ensordecedor y podre gritar a pleno pulmón todo el dolor y la ira que guardo en mi corazón.
Quizás entonces pueda fluir como un río y llegar a la plácida playa que desearía fuera el resto de mi vida. 

Soy Crisa y hoy cumplo 47 años.